Cómo elegir la copa de vino

Imagen de Eduardo Hugalde
Enviado por: Eduardo Hugalde

Disfrutar de un buen vino implica muchas cosas. Más allá del precio de la botella de vino y las bodegas que las han producido, hay algunos aspectos que para el común de las personas pueden ser menores, pero que para un verdadero conocedor y amante del vino son igualmente importantes.

Así, por ejemplo, saber qué copa de vino elegir es de estas cuestiones que siempre parecen quedar relegadas a un segundo plano. Por ello, hoy nos proponemos mostrarte cómo elegir la copa de vino para asegurarte el mejor disfrute de esta bebida.

Diseño y color de las copas de vino

El diseño de las copas de vino debe respetar las curvaturas necesarias para el máximo disfrute de todas las cualidades del vino. Como bien sabes, antes de degustar un vino, este debe airearse. Por ello, el fondo de la copa debe ser redondeado y el cuenco de la copa debe irse angostando hacia arriba, lo que permite que el vino libere sus aromas al estar en mayor contacto con el aire.

No menos importante al momento de catar un vino es el examen visual que podemos realizar. Por esta razón, cuando tengas que elegir la copa de vino adecuada, procura dejar de lado las copas de colores ni elegir copas de vino con labrados profusos.

Si bien hay diseños que pueden ser la delicada obra de un artesano, en términos estrictamente funcionales y organolépticos, es mejor apreciar el color del vino a través de una copa de cristal lisa y transparente.

Copas para vino tinto y vino blanco

Otro aspecto que debes tener en cuenta para elegir una copa de vino es que para cada tipo de vino hay una copa adecuada. Las copas para vino tinto suelen ser más anchas y grandes que las copas de vino blanco. El mayor tamaño tiene que ver con que los tintos se sirven a temperatura ambiente, por lo general, sin que la temperatura se vea afectada al tomar la copa con la mano.

Por otro lado, las copas de vino blanco son más delgadas y pequeñas que las de vino tinto, ya que el vino blanco se toma a menor temperatura que la ambiente y cuanto menor sea la superficie expuesta, más se conservará la temperatura del vino.

Asimismo, si vas a degustar un champagne, seguramente una copa aflautada es la única opción si quieres disfrutar de este vino sin que pierda la efervescencia.

Copas de degustación

Si lo que quieres es catar un vino en toda regla, debes elegir la copa de vino para degustación. Esta copa sigue las normas ISO, por lo cual sus medidas están estandarizadas. De forma esquemática, una copa de cata o degustación debe tener un pie de 5 centímetros de alto. La altura del cuenco de la copa debe medir 10 centímetros y la parte más ancha de la copa, 6,5 centímetros. 

Diferentes copas para diferentes sabores

Claro que se puede ser cada vez más exigente y elegir una copa de vino para cada variedad y tipo de uva. Así como hay copas de vino tinto y otras para vino blanco, lo cierto es que hay copas más o menos largas y anchas porque ello tiene influencia en cómo degustamos de esos vinos.

Dependiendo de la forma y tamaño de la copa, puedes apreciar los sabores con la punta de la lengua, con la parte media o bien al fondo del paladar, dependiendo de cuán dulce o ácido sea el vino. 

Hay mil y un consejos más sobre cómo elegir la copa de vino, pero espero que estos consejos básicos sean útiles a la hora de disfrutar del sabor del vino, aprovechando todas sus características y potenciando las particularidades de cada uva.

Artículos recomendados

Comentarios