Cómo combinar el vino con la comida

 

Como-combinar-el-vino-con-la-comida-1.jpg CrisClinton/Lifesize/Thinkstock

Un vino no solamente puede acompañar a la comida, sino que, si es una buena elección, puede lograr potenciar los sabores de la misma y mejorar un plato de una manera inexplicable. Así como existen vinos que van muy bien con quesos o sushi, hay otros que se mezclan a la perfección con carnes o pescados.

Por ello, he preparado algunos consejos pensando qué es lo que los amantes del vino y la comida consideran tomar buenas decisiones. La idea es darte algunas pautas para saber cómo combinar el vino con la comida, aunque se debe reconocer que el gusto personal es muy importante.

Consejos para maridaje de vinos

Es interesante que puedas animarte a probar diversas combinaciones que antes no te hubieras atrevido. De esta manera descubrirás no solamente distintos sabores sino que podrás tomar algunas decisiones propias sobre cómo combinar el vino con la comida y lo que es ideal para tu paladar.

La idea es buscar un equilibrio, las similitudes pueden ayudar pero los opuestos también se atraen. A la hora de elegir un vino se debe tener en cuenta que no se saboteen los sabores de la comida, es decir, estos últimos son complejos lo ideal es elegir un vino sencillo y ligero que acompañe.

Como-combinar-el-vino-con-la-comida-4.jpg iStockphoto/Thinkstock

Salados

Este es sin duda el sabor más sencillo de reconocer porque perdura, además tiene como característica aumentar el amargo y desaparecer la dulzura. Los vinos dulces o de postres son ideales con alimentos de sabores salados, se complementan.

Ácidos

Los alimentos muy ácidos no son ideales para ser combinados con vinos. La razón es porque anulan –o tienden a hacerlo– el sabor de la bebida. La acidez es un sabor que perdura y puede ocultar los sabores del vino y hacerlo parecer más dulce. Estos alimentos se pueden complementar con Riesling, Semillón y Sauvignon Blanc, entre otros.

Amargos 

Los sabores amargos duran más que el resto de los otros gustos y son capeces de cubrir la acidez de un vino y esconder los taninos. Una opción es combinar alimentos amargos (entre ellos; la rúcula, aceitunas, radicchio) con vinos tintos jóvenes.

Dulces

A pesar que la dulzura no dura mucho tiempo en el gusto, es un sabor más fácil de combinar. La idea es combinar vinos que no sean tan dulces como la comida, de esa manera no se cancela el sabor de la bebida. Los vinos de postre, Moselle o Spätlese Lexia son excelentes opciones para el maridaje.

Opciones de Maridaje para carnes

Como-combinar-el-vino-con-la-comida-2.jpg v0lha - RF - Thinkstock

Carne de cordero

Al igual que la carne de vacuno, va muy bien con vinos tintos como el Shiraz o el Cabernet-Shiraz. También funciona adecuadamente con Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah, Pinot Noir y Zinfandel.

Pollo

Para platos con pollo, la elección más frecuente es el vino blanco. Si es a la parrilla puedes combinarlo con un Chardonnay, mientras que si es cocinado y servido con una salsa especial puedes apostar por un Shiraz o un Cabernet Sauvignon.

Pescados y mariscos

No hay ninguna duda. Para este tipo de platos la combinación ideal se concentra en Chardonnay, Riesling, Pinot Grigio, Sauvignon Blanc y Gewürztraminer.

¡Espero que estos consejos de maridaje para saber cómo combinar el vino con la comida te hayan ayudado! Si tienes consejos puntuales sobre los mejores vinos para maridar con carnes blancas o carnes asadas, te invitamos a compartirlos.

Artículos recomendados

Comentarios