Bajo el Agua Factory, moderna bodega en el fondo del mar

13.jpg

Algunos vinos llegaron al fondo del mar por mera casualidad, cuando algún que otro barco naufragó. Luego de algunos años volvieron a ver la luz de la mano de un buzo curioso.

Otros, sin embargo, llegan al mar de la mano de enólogos innovadores que buscan recrear los sabores de esos vinos que descansan en el mar, o lograr nuevos vinos con características particulares.

Al parecer la oscuridad del fondo del mar junto con otras características permiten equilibrar los vinos, aumentar sus carbónicos, entre otras cosas.

Ahora, en El País Vasco una empresa, Bajo el Agua Factory, ha ideado un sistema para mejorar y controlar este tipo de bodegas, instalado la primera bodega en la costa vizcaína y se trata de una bodega con sensores que miden todo tipo de variables como son la temperatura, las corrientes, la luz, entre otras.Con estos datos se pretende analizar qué es lo que afecta al desarrollo del vino en la botella cuando descansa en el fondo del mar y servir de este modo a mejorar el caldo final.

La bodega submarina está construida con unos cilindros de hormigón que permiten el paso de las corrientes marinas y se integran al fondo del mar.

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.